.

.

22 may. 2014

Historia : La Salsa En Colombia







Por Roberto Carlos Lujan 

(escrito realizado en 2009)

La salsa en Colombia goza de una importante historia, la cual ha sido muy poco considerada con la rigurosidad que precisa la misma por su dispersa producción discográfica. Los orígenes de la práctica de la salsa en Colombia, pueden hallarse geográfica y temporalmente, en el ejercicio pionero de músicos en la Costa Caribe colombiana durante la década de 1960. Casi de manera simultánea la salsa se practicó con asiduidad en buena parte del territorio. Antes que tener la pretensión de ensayar respuestas espontáneas oexplicaciones fácilmente construibles, este escrito intenta hacer visibles ciertas inquietudese información sobre la salsa en Colombia. Este tema cuenta con una historia aún por contar con detalle.

La experiencia salsera en la Costa Caribe colombiana


La década de los 50’s fue el referente inmediato de muchos músicos y agrupaciones que desarrollaron su trabajo en torno a la música popular del Caribe colombiano, durante el decenio del 60. Músicos ilustres por su excelencia artística, directores por derecho propio, como Lucho Bermúdez, Pacho Galán -grabó el número Boogaloo en salsa- y Alex Tovar, cultivaron mambos, danzones, guarachas y sones, con los cuales ayudaron a crear cierto gusto y disposición para practicar este tipo de músicas cubanas. También contribuyeron en este sentido, La Sonora Tropical de César Pompeyo, la orquesta Sonolux dirigida por Edmundo Arias -director luego de su propia sonora- con el cantante Argemiro Bastidas, Juancho Esquivel y su Sonora, Estercita Forero (Barranquilla, 1912), La Sonora Silver dirigida por Lucho Bermúdez, La Sonora Cordobesa de Montería dirigida por Simón Mendoza, Adolfo Echavarría (barranquillero, fallecido en 1992) y su orquesta Los Caporales, entre otros muchos.


La experiencia pionera de la salsa en la costa Caribe y de Colombia en general, recae en la histórica formación Los Corraleros de Majagual, un verdadero Todos Estrellas local, fundado en 1961 en el barrio Majagual de Sincelejo. En esta formación hicieron sus primeras armas un sinnúmero de músicos que luego salieron para crear sus propias orquestas. El grupo tuvo la oportunidad de viajar en 1969 a Nueva York y alternar con Johnny Pacheco y su grupo. De especial interés resulta su Lp Salsa con los Corraleros de Majagual, en los años 60’s. El desarrollo musical de este importante colectivo musical merece un artículo especial que de cuenta de su histórico desarrollo artístico.

El saxofonista cartagenero Michi Sarmiento hijo del clarinetista Clímaco Sarmiento, con su agrupación Los Bravos tuvo la oportunidad de alternar en Cartagena en 1969 con la banda venezolana Federico y su Combo. Michi Sarmiento, versionó números como Hong Kong mambo y Anacaona, entre otros. Michi alcanzó ha grabar un puñado históricos discos, los cuales son hoy procurados por decenas de coleccionistas. Uno de ellos es Tremendo (Fuentes, 60’s) con su Combo Bravo, el cual incluye canciones como El Negro y Ray, El sonerito y Aquí los bravos, entre otros. Otras interpretaciones valiosas son Ríe, Navidad con Michi y Cumbele, por sólo mencionar algunas. El Súper Combo Platino con el cantante Jackie Carazo y el guitarrista Guillermo Martínez, realizó grabaciones como Boogaloo de los bomberos y Sabor costeño, entre otras.

El furor por la música salsa en Barranquilla, debe rastrearse a partir de la visita de Richie Ray y Bobbie Cruz a esa ciudad en Febrero de 1968. Dicho auge al parecer se dio de manera simultánea, al menos en términos de recepción e identificación de manera especial, en ciudades como Barranquilla, Cali, Medellín y Cartagena. En la década del 70 encontramos el trabajo de agrupaciones como la Sonora Costamar, la cual dejó para la posteridad su versión del clásico número latinoamericano Los ejes de mi carreta. La orquesta Combo Caribe, grabó para el sello Orbe, Esta es mi cumbia guajira. La Sonora Caribe grabó los números El que usted conoce no soy yo  y Te voy a tapar la boca. Los Guaracheros del Caribe, es otra de esas agrupaciones Cartageneras de baja recordación por su escasa difusión. Otra agrupación poco documentada es Toño y su Combo, la cual trabajó en la década del 60.  Robert y su Banda, en Barranquilla, publicó el disco Soy la ley, para el sello Zeida, en el cual se destaca el surco Son candela. En los años 60’s, Demetrio Guarín y el Súper Combo Los Sucreños de Sincelejo, al igual que Alfredo Gutiérrez y sus Caporales, practicaron la salsa combinando acordeón y trombón. Quizá hasta ahora, no se había tenido en cuenta la presencia del acordeón en la salsa de los años 60’s, aspecto que aguarda por un acercamiento y revisión más a fondo. Otra agrupación que grabó guarachas con acordeón y guitarra fue la Sonora Vallenata. A este respecto, la banda que parece ser pionera, en la inclusión del acordeón para la práctica salsera es Los Corraleros de Majagual, agrupación la cual grabó Descarga de acordeón. El acordeonero Aníbal Velásquez, es otro histórico músico que incursionó en la música caribeña trabajando con acordeón en versiones como Tu reloj Pastora y el cumbanchero, por ejemplo. El grupo Candelario y su Combo, grabó la canción Salsa vallenata, las referencias de esta agrupación son limitadas, lo cual dificulta un mayor conocimiento de su labor artística. La orquesta Los Dominantes grabó su disco Los dominantes (Caliente, 1975) con la participación del cantante El Negro Phuloy, en el cual se destacan las interpretaciones de los números Picotero Caliente, Cartagena bella y Rumba con sabor, entre otras. En Cartagena, la agrupación Los Chicos malos, también publicó un disco de salsa el cual incluye el número Regresate, con el cantante Wachy Meléndez.

En 1974 el Afrocombo dirigido por Pete Vicentini con el cantante Jackie Carazo, grabó el Lp El nuevo sonido del Afrocombo, el cual incluye canciones como Guaguancó pa’ ti y Dale yaré. Alci Acosta, conocido intérprete de boleros, grabó el número de Tite Curet Periódico de ayer. Su hijo Checo Acosta, ha profesado una inocultable admiración por Héctor Lavoe, por tal motivo en sus diferentes grabaciones ha consignado homenajes a dicho cantante boricua. El Combo Los Yogas, agrupación dirigida por el pianista y arreglista antioqueño Aníbal Ángel -estudió en Mannhattan music school y fue el creador del grupo Los Teenagers en 1958-, grabó el Lp Caña brava (Fuentes, 1968), con el cantante barranquillero Johnny Moré quien cantó con Rafael Benítez, el Sexteto Miramar y Joe Madrid, entre otros. Del Combo Los Yogas se recuerdan las interpretaciones Montuno pa’ Caridad, Bajándote y Oye mira, entre otros. Los Hermanos Martelo, grabaron con el cantante Edison Adoncilla, versiones de canciones como Catalina La O y Periódico de ayer. Grabaron además con el sello francés Pathè Marconi. Es importante puntualizar que la práctica musical de la salsa como tal, encontró desarrollo en Cartagena como ya lo señalamos anteriormente. Por ejemplo, El Súper Combo Curro, dirigido por Curro Fuentes y en algún momento por Pacho Galán, tuvo en su nómina a Clodomiro Montes (timbal), quien tocó con Pedro Laza y sus Pelayeros en los 50’s. Del Súper Combo Curro se recuerda la interpretación de números como Santana en salsa, Salsa del meneo y Puerto Rico zumbando, entre otros. El Combo Caliche, realizó grabaciones en Cartagena en 1979, entre las cuales se destaca Los soneros de Cuba. Otra agrupación surgida en esa ciudad en la década de los 60’s, fue Los 8/8. El cantante Juan Piña, reconocido por su trabajo en la música tropical colombiana, grabó con su orquesta Revelación la guajira guaguancó Hogar campesino y el Número Chana de la autoría de Alfonso El Brujo Córdoba (Quibdó, 1926) legendario cantautor del Litoral Pacífico colombiano.

Las grabaciones, como líderes de grupo, de músicos como Aníbal Velásquez (1936) y Lisandro Meza se inclinaban por un práctica musical que consideraba decididamente lo afrocaribeño, principalmente las músicas cubanas. Velásquez, realizó grabaciones como Aníbal Velásquez y su Tremenda Salsa (Fuentes, 60’s), el cual incluía boogaloo, descargas, guarachas y guajiras, entre las cuales pueden citarse Qué pasó, Santo amor y Descárgate Nicolás, entre otras. El Lp Sones de Colombia para Cuba (Tropical, 60’s) el cual incluyó la versión de El manisero. En otros álbumes, incluyó números inéditos como Descarga tropical, guaracha en España, preparen candela y Cachita, entre otros. Por su parte, Lisandro Meza grabó con su Combo el Lp Salsita mami (Fuentes, 60’s) versionaba números de la salsa como Cuca la loca, discriminado en el disco como Descarga. Dicho disco incluye la destacada interpretación Me quedo en Cali, con los cantantes Lucho Peñates y Lucho Gómez. El pianista barranquillero Lalo Orozco, trabajó con Pedro Laza y sus Pelayeros -banda fundada en 1952- y la Sonora Dinamita, lideró luego su Combo Sabroso, en los años 60’s, y alcanzó a dejar grabadas algunas pachangas y descargas. Manuel Cervantes dirigió la agrupación Salsa Corralera, la cual grabó un par de Lps. Uno de ellos fue Salsa Corralera (Caliente, 70’s). Incluyeron versiones de canciones como Dolor y amor, Guaguancó de los violentos y Guajira gogo, con los cantantes El negrito Sabor, Alcides Díaz y Rafíco Restrepo. En la costa Caribe colombiana, durante los años 60’s proliferaron las sonoras, tales como la Sonora Vallenata, la Sonora Curro de Barranquilla, la Sonora Colombiana y la Sonora Pelayera, entre muchas otras.

Algunas orquestas en Barranquilla intentaban abrirse paso en los primeros años de la década de 1970. La Protesta, liderada por Aurelio Mendoza, fue una de ellas y logró contar con los vocales Joe Arroyo (01-11-1955), Johnny Arzuza y Oswaldo Waldo conocido como Michy Boogaloo -recordado por su trabajo con Alma Latina, Orquesta Tabú de New Yersey y Makambila, entre otras- quienes participan en la grabación del Lp La Protesta de Colombia (CBS, 1975) del cual se destacan las canciones El son de la Protesta, Sólo he vivido, y Once rumberos, entre otros. Posteriormente, Joe Arroyo creó su orquesta la Verdad, convirtiéndose en un exitoso solista. Por esta orquesta pasó también el cantante Jesús chucho Nuncíra Cervantes, quien luego trabajó con la orquesta Maya de los hermanos Rafael y Hernando Maya de Sandoná, Nariño. Esta Banda dirigida musicalmente por el trompetista Eduardo Padilla, grabó el Lp Salsa antillana, el cual incluyó piezas como Camina no corras, Blanca paloma y Nuevo querer, entre otros. Tito Nuncíra, hermano de chucho, trabajó como cantante con el Conjunto Sazón en Barranquilla. En los años 80’s, apareció la interesante orquesta Raíces en Barranquilla, grabó su primer Lp Abriendo camino, el cual incluye Dame la mano; vale la pena mencionar otros números como, Tu serenata y El pescador, entre otras. Su Lp Que viva la salsa, incluye el interesante número Guaguancó pa’ la calle.

El timbalero Rafael Benítez, es una leyenda viva de la salsa en Colombia, en su orquesta cantó Johnny Moré. Trabajó en Venezuela con la orquesta La playa, en nuestro país con el Combo de Michi Sarmiento en 1968, con Alfredo Gutiérrez y sus Stars y con Los Corraleros de Majagual. Benítez, logró grabar dos discos con su charanga. Charlie Plá junto a sus hermanos (Ricardo y Bernardo), grabó con su orquesta La Razón, el Lp campana pa’ to los barrios (Sonolux, 1987). En este fonograma se destacan las canciones Mi barrio pobre y Pura brujería. El pianista Joe Madrid (Cartagena, 27-08-1947/ Bogotá 25-12-2005), publicó varios discos de salsa en Colombia, como La moña y Llegó la salsa, en algunos de ellos contó con la presencia del cantante Jairo Licazale Martínez -cantó con la orquesta La Melodía, y falleció en 1997-, tuvo la oportunidad de integrar la orquesta de Pacho Galán.

La Sonora Camagüey, fundada en 1995, grabó en 1997 su primer disco dedicando su trabajo al repertorio promovido por la Sonora Matancera, destacándose números como En el bajío (voz Linda Castillo) y Cien mil cosas (voz Roberto Acosta). Los Titanes, agrupación liderada por el trombonista barranquillero Alberto Barros Caraballo, grabó su versión del inolvidable Mi gente, con el cantante Saulo Sánchez, él mismo grabó en Nueva York con Louie Ramírez, en los años 80’s. El cantante Juan Carlos Coronel, cantó con Fruko y sus Tesos y el Nené y Sus Traviesos. Ha desarrollado un trabajo como solista combinando la salsa y el bolero. Se destaca su interpretación de la canción Flor, en la cual registra el influjo de la orquesta Guaco, en términos de arreglos y ejecución

La salsa llegó a Cali..!

El grupo Los Cali Boys, fundado por Tito Cortés y José del Carmen Beyibo a mediados de la década del 40, fungía como un sexteto el cual tuvo entre otros cantantes a Raúl López y Chepito Giraldo. Antes de la llegada de la salsa a Cali, la ciudad vivía el ambiente de la música antillana en sus distintos barrios populares. En el barrio Obrero, funcionaba la agrupación Los Alegres Del Valle, fundada en Agosto de 1952, dirigida por el músico de Buenaventura Emiro Antonio Caicedo, la cual contaba con los cantantes Fabio Sánchez, el bolerista de Palmira Edgar Quintero y se afirma que algún momento con el antioqueño Tito Ávila. Al parecer Emiro A. Caicedo, dirigió también la Sonora Ferreira. La agrupación sólo realizó dos Lps durante su década de existencia en los 50’s, en uno de los cuales se grabó la guaracha A guarachar conmigo. El grupo se disolvió en 1959.

Otro músico del Barrio Obrero caleño fue Chepito Giraldo -su verdadero nombre José Lazo-, que por la poca discografía que se conoce de su trabajo se ha convertido en figura mítica, de él se recuerda su interpretación de Compay machete.

Por esa época se recuerda la presencia del cantante Tito Cortés, quien realizó grabaciones con la Sonora Juventud de clásicos como Cachita. Con similar recordación pervive en la mente de los bailadores y melómanos, la agrupación del músico nacido en Tuluá, Valle Edmundo Arias y su cantante el guarachero Raúl López, el cual imitaba a Daniel Santos en interpretaciones como Yo no se nada. López, grabó también un son montuno, de gran calidad, como Me estás embrujando. Este cantante dejó registradas guarachas con la agrupación Los Trotamundos de Medellín -dirigida por Enrique Aguilar-, como A Cataño y Ojos chinos, entre otras. En la década de los 60’s, el grupo Los Alegres del trópico, llegaron a grabar música cubana en la ciudad, lo cual constituye otra de esas referencias escasamente documentadas. Se sabe que ese grupo contaba con integrantes de diversas partes del país.

La salsa llegó a Cali por vía marítima, gracias a la conexión con el puerto de Buenaventura. Al parecer, este hecho fue clave en la consecución del material discográfico, decisivo en la paulatina difusión adelantada por diferentes agentes culturales: radiodifusores, melómanos, coleccionistas y propietarios de lugares públicos, entre otros.

Los medios de comunicación, en especial la radio, con su masificación, ha cumplido un papel fundamental en la creación del imaginario de la ciudad, como supuesta capital de la salsa, en la cual sus habitantes consumen y se identifican con esta expresión musical de manera general e indiferenciada. La reiteración de la consigna alimenta el imaginario popular sobre lo que nos otorga identificación frente a los demás, es decir ante quienes no son de la ciudad. Hubo campañas políticas, en los años 80’s y 90’s, que usaron la salsa como su bandera, para movilizar sus intereses tratando de generar empatía con los sectores populares. Ante las escasas ofertas de representación en la ciudad, la salsa se erige como una opción fácil de asimilar y apropiar. Diversas actividades han ayudado a crear ese ambiente, para su alta y prolongada recepción por parte de un sector de la población. No obstante, debe tenerse en cuenta los niveles diferenciales de asimilación.

A manera de antecedente puede recordarse la visita del trío Matamoros en 1933, la Sonora Matancera en 1954 y Machito and His Afrocubans en 1964 hasta la trascendental presentación de Richie Ray y Bobbie Cruz en 1968. Para nadie es un secreto que la presentación de Los manitos de la salsa, en Cali marcó un hito en Diciembre de 1968. Luego de la recomendación que hiciera en favor de éstos Tito Puente, al empresario al no poder venir a la ciudad.

En 1962 el guitarrista zurdo natural de Guapi, Julián Angulo fundó su Combo. Realizó grabaciones que incluían descargas y algunas interpretaciones definidas nominalmente como salsa, tales como Bailaré y Mi guajira (1967), Descarga a Julián, guaguancó callejero, palo de mango, Descarga swing, Buenaventura, Brujería, Mi fortuna, quiero bailar salsa na’ ma. Así como, Raíces en1982 con Alfredo Linares (pianista peruano) y Pablo Emilio Redín (cantante). Grabó el Lp Cali se pasó (INS,1977) en el cual incluyó su versión del número Estamos en salsa. El trabajo con su agrupación tuvo como base durante un buen tiempo, presentaciones en el hotel Intercontinental de la ciudad, en los años 70’s. Se estima, según algunos coleccionistas, que su producción discográfica asciende a por lo menos 15 Lp’s.

El grupo Los Cinco de Oro cultivó el son, el boogaloo y la guajira, géneros plasmados en el disco Guajira camará, para el sello Phillips. El músico argentino Tomás Disanto, dirigía el grupo que estaba integrado por músicos como Ángel Macías (pianista invidente), Jaime Perdomo (flauta) y Francisco Rafael González (cantante), entre otros. Todo parece indicar que este grupo estaba radicado en Cali, ya que fue agrupación de planta del club San Fernando, luego estuvo en el hotel Tequendama de Bogotá y en la emisora Nuevo Mundo -hoy Caracol-. Se recuerdan sus interpretaciones En el Bajío, guajira camará y Boogaloo a Cali. El cantante Piper Pimienta (fallecido el 04-06-1998) realizó su primera grabación con Los Supremos, banda liderada por José Dubal Osorio, grabó canciones como Ataca, el mico y bahía linda -currulao de su autoría-, entre otras. El cantante Peter Scott, grabó con este grupo la canción Sin solución; La canción Atisa y ataja, pieza en la cual se destaca el timbalero Alfredo Longa, brinda el título al álbum de Los Supremos. Pimienta, grabó con Los Latin Brothers durante los años 70’s, grupo creado por Fruko, la difundida canción Las caleñas son como las flores. Realizó grabaciones como Qué no pare la rumba, descarga este son, sombra de un pasado (1975), Antioqueñita, descarga Fruko y Te traigo mi son, entre otros. Integró además la Colombia All Stars, con la cual dejó grabados números como Así se baila y Cañaveral, entre otras. En 1980 Piper, alternó en Cali con Ismael Rivera y Héctor Lavoe. La Octava dimensión, conducida por el cantante Santiago Mejía, fundada en 1974, es la orquesta de salsa, activa aun, más antigua de la ciudad. De esta agrupación destacamos sus grabaciones Oye mi guajira y Pensando en ti, con el cantante Hermes Manyoma y el conguero y artesano Héctor Rocha. Los Afroins, es un grupo que ha gozado de cierta visibilidad por parte de los melómanos interesados en recuperar la historia de la salsa en Cali. Este grupo grabó en 1975 el Lp Goza la salsa, el cual incluye temas como La masacre y la versión de El nazareno; cuenta además con la participación del cantante caleño, Lucho Puerto Rico, aun vigente. Otros números del grupo son: Apriétala, La clave del sonero, Ayaca de maíz y Cuídate, entre otros. La orquesta La Pesada también realizó grabaciones por aquellos años.

El Grupo Niche, fundado en 1978 en Bogotá, se radicó en Cali en 1984 y desde entonces la orquesta ha representado a la ciudad. Esta agrupación insignia del país, dirigida por Jairo Varela Martínez (Quibdó, 09-12-1951) ha conseguido imponer muchos números radialmente, pero quizá lo más interesante del grupo, en términos de calidad textual y sonora, aun aguarda por ser redescubierto. En tal sentido, cabría citar números como El Atrateño (Varela lo compuso en 1976), María Concepción, Nicolasa Santos y Cielo de Tambores, entre otros. En sus primeros años, la orquesta incluyó el tres interpretado por Oswald Serna -este músico ha grabado con el grupo Galé-. La orquesta La Identidad, trabajó también con un Tresista llamado Carlos Navia.

La orquesta La Misma Gente de Palmira, Valle comenzó como una banda de rock llamada Mamut. Luego de funcionar un tiempo de esa manera, cambió su práctica musical inclinándose por la salsa en 1978. Destacamos de su producción canciones como Camino al sur y Maelo, las cuales no han sonado en la radio comercial de la ciudad. En el año 2001, Jorge Herrera, bajista de la agrupación, publicó el disco Castigando, el cual cuenta con la intervención del cantante colombiano Yuri Buenaventura y la sonera boricua Yolandita Rivera.

Guayacán, es una agrupación fundada en Enero de 1986, surge como idea en Quibdó pero la idea se cristaliza en un club en Bogotá llamado La Teja Corrida. Richie Valdés cantante, percusionista y pianista estuvo 7 años con esta orquesta, actualmente dirige su orquesta Naborí. En el año 2005, Guayacán contó con la participación de los cantantes boricuas Pedro Arroyo y Wichi Camacho. Alexis Lozano, guitarrista y trombonista, co-fundador del grupo Niche, nació en el barrio césar Conto de Quibdó en el departamento del Choco. El primer Lp Llegó la hora de la verdad (Sonolux, 1986) contiene números como Juana Blandón, Vas a llorar, Mi guaguancó y La herencia, entre otros. Su segundo Lp intitulado Que la sangre alborota (Sonolux, 1987) incluye los clásicos números: Cantando y sonando, Falso amor, Lamento chocoano, nostalgia africana y Son cepillao con minué. Los trabajos discográficos posteriores de esta orquesta presentarían un enfoque diferente respecto de la salsa producida inicialmente. En tal sentido, solamente podríamos apenas destacar por su calidad interpretaciones como Guaguancó callejero y Guitarra y tambó.

Los grupos Guayacán del ayer, dirigido por el trombonista venezolano Alexis Padrón (había trabajado con la orquesta Bronco), Grupo Niche del ayer, con Tito Gómez, en algún momento. Así como la Orquesta Madera Caliente, la cual grabó en el 2002 versión Cocorobé, con los cantantes Alex Torres y John Dennis, son grupos constituidos por algunos de los músicos que pasaron en algún momento de sus carreras artísticas por estas dos agrupaciones.

La orquesta Cali Charanga, dirigida durante algunos años por el pianista Rodrigo Gil (fallecido en Abril 19 de 1999), ha trabajado durante años con el formato de la charanga y ha practicado la ejecución de la salsa, en números como Mi patria y Pregonero mayor. El actor y cantante caleño Bruno Díaz, ahora senador de la república, logró grabar un disco de salsa en 1988, con algunos músicos boricuas y con la supervisión de Tite Curet Alonso, canciones como Pasando trabajo y Oye tu. La Gran banda caleña con su director y cantante Jorge Solís, también cultivó la salsa en los años 80’s.

La presencia de bandas nacionales e internacionales en Cali, no resulta comparable. La ciudad ha recibido significativamente un sinnúmero de bandas de salsa internacionales  en las últimas décadas, frente a un bajo número de bandas de salsa del país. Esto puede corroborarse, en parte, al observar la presencia de unas y otras durante la época de feria en la ciudad*. El valioso trabajo de documentación realizado por la musicóloga Lise Waxer acerca de la presencia de orquestas en Cali durante su Feria, si bien es importante como afirmamos, descuidó la actividad de bandas de salsa durante todo el año en la ciudad, lo cual permitiría tener un panorama lo más completo posible. Sigue siendo ese un trabajo documental aun por realizarse.

La salsa en Cali, producida por las bandas locales se ha caracterizado, en muchos casos, por su pobre calidad musical, tanto en sus textos como en sus desarrollos musicales. Producen y reproducen discursos en los cuales realizan afirmaciones estereotipadas sobre la ciudad como aquellas que giran en torno a aquello de La capital de la salsa, la sempiterna alegría de sus gentes, la actitud de sus mujeres dadas al fácil goce, el ambiente festivo y veraniego… en fin el imaginario de una ciudad hedonista y esnobista, por idiosincrasia. En la salsa local, el nivel de interpretación, es por lo general muy bajo, se aprecian grandes deficiencias en la lectura musical, lo cual incide decididamente en inadecuadas ejecuciones. La mejor manera de corroborar esto es apreciar, en directo o a través del material visual en dvd, los acompañamientos a lo artistas extranjeros que visitan la ciudad. A nuestro modo de ver, para tocar aceptablemente la salsa debe ser integrado en el proceso o método de aprendizaje: la parte teórica, la práctica y el estudio histórico de los mejores referentes del pasado, a través de sus grabaciones discográficas. La identificación de Cali con una expresión musical como la salsa, ha servido para afirmar valores sociales como el civismo, la alegría y la solidaridad, entre otros. No obstante, cabe anotar a favor de la salsa producida en Cali, que en muchos casos, las orquestas han logrado practicar un estilo sonoro propio, cierto sonido local distintivo. En este sentido, vale pena señalar los casos de el Grupo Niche, Guayacán, la Misma gente y la Orquesta Internacional Los Niches, dirigida por el timbalero Alfredo Longa Pichirilo. Cabe destacar el trabajo de ésta última agrupación, la cual en 1988 registró el éxito radial Tocando madera, composición del cantante Kike Harvey -quien en 2008 grabó con los Hermanos Lebrón- con el pianista de Pasto Danny Rosales.

Cali es una ciudad caracterizada por un bajo número de conciertos memorables. Al tiempo que por una alta asimilación, circulación y consumo musical. Precaria ha resultado históricamente su producción discográfica local. Los melómanos en Cali se distinguen por ser muy receptivos para la música. No es fortuito que en términos de gusto, éstos se caractericen por acoger un mosaico de músicas diversas. En Cali, la gran mayoría de músicos no se destacan por conocer a fondo la historia de la música que interpretan. Dato revelador en una ciudad distinguida nacional e internacionalmente, por ser epicentro mundial de la memoria discográfica afrocaribeña. La situación no goza de la correspondencia que supondría.

La producción discográfica

El cantante Álvaro Del Castillo grabó dos discos con su orquesta La Calentura a mediados de los años 80’s. La Orquesta Sandunga dirigida por el saxofonista Tarry Garcés, miembro fundador del Grupo Niche, realizó la grabación Regreso al futuro, en 1991, la cual incluye los números Son sonero, alguien ha llegado y Vuelve, entre otros. Jorge Herrera, bajista, timbalero y arreglista ingresó a la orquesta La Misma Gente en 1980, estudió en Nueva York con Johnny Almendra y Guillermo Edghill. Integró el colectivo Areíto enfocado en la práctica del jazz latino. Ha grabado como líder dos discos: Mi propia imagen en 1991, con la participación de Sandra Valladares, cantante caleña invidente, intérprete de la canción Para tocar timbal. Participan músicos como Alex Sarria -músico fallecido en Londres-, Jaime Henao y César Monge, entre otros. La orquesta Caliente en 1991 publicó su producción Se desató la moña, para el sello Kañaveral records. La Orquesta La Fuga de Francisco Peña, fundada en 1991, grabó en 1992 el número Qué nos pasó. En 1993 el grupo Latino Continental del saxofonista Emilio Montoya grabó una versión del clásico de Arsenio Rodríguez, Para gozar Belén. En 1993 La orquesta Tambafuego de Puerto Tejada, obtuvo notoriedad en Cali con la difusión radial de los números Máscaras y Caramelo, el grupo lo dirigía Tomás Montilla. En 1993 la orquesta La Charanguita de Luis Carlos Ochoa, colectivo infantil, grabó en Europa luego de una gira por algunos países de ese continente. Omer Tuto Jiménez Paz, nacido en Puerto Tejada, grabó con la Cali Charanga y el Grupo Niche, con éste último dejó grabado el número Lamento Guajiro, para luego desvincularse del grupo en 1985. En 1993, Jiménez publicó el disco Regálame una noche, del cual destacamos Llegó la zafra, esta grabación contó con los arreglistas Ángel Torres (boricua) y Joel Uriola (pianista venezolano). La orquesta Proyecto Omega, grabó en 1993 su primer disco: Expectativas, el cual contiene composiciones de Cheo Angulo, la voz de Virgilio Hurtado y los arreglos del tresista Dorancé Lorza. Destacamos de ese disco los números Cruzando el hueco y la Cuenta. La orquesta Madera y Son, grabó en ese año un registro discográfico, que incluye la canción Camarón, con los cantantes John Elver Viera y Leonel Parada. El grupo Siglo XXI, grabó en 1993 el sencillo Como yo te enseñé, con el cantante Luis Carlos Amórtegui. La orquesta Suprema Corte, grabó la canción Mar y arena, con el cantante William Willy García, líder vocal posteriormente del Grupo Niche y actualmente co-director de la orquesta Son de Cali. La Orquesta La Fe, dirigida por el pianista Carlos Vivas -trabajó con el Grupo Niche- grabó el disco Con mucha Fe, el cual incluye los números El eco de un tambor y Tiene calentura, entre otros, con el cantante Germán Murillo. El cantante Hubert Ángel García (Buenaventura, 1957) trabajó como cantante con la orquesta Los Soneros en Houston. Fue corista en la gran manzana, de Ismael Miranda e Isidro Infante y La Élite. Grabó en 1997 el disco Gózame ahora, el cual incluye el destacado número La espada, composición de Víctor Raúl Sánchez Patilla (Dagua, Valle 1952). Este compositor posee una gran historia en Nueva York, que merece por derecho propio un artículo especial. El disco cuenta con la participación de músicos como Daniel Rosales timbalero de Pasto. La Orquesta Renacer grabó la canción Guaguancó del barrio. La orquesta Rumbason, también ha logrado realizar grabaciones como el cd Celestial en el año 2000. El cantante Félix Arroyo antes de grabar con su orquesta Concepción, la versión del bolero Cruel desilusión, trabajó con el grupo Sonero Clásico Calima, junto al pianista Alfredo Linares. La orquesta La Vieja Guardia grabó recientemente el cd Tocando sabroso, el cual contiene la versión de Cuban fantasy.. El Grupo Bentú dirigido por Carlos Bejarano, grabó Salsa curé. Carlos cheo Arizala, ha grabado salsa y timba en Cali, destacamos su canción El virus. La joven agrupación Coimbre, del barrio Los Guaduales, organizada en 2005, ha grabado versiones de números como Montuno de Oriente y Ataca, actualmente cuenta con la participación del cantante Virgilio Hurtado, el cual tiene una extensa trayectoria artística que va desde su trabajo con Fruko y sus Tesos, Latin Brothers, Piper Pimienta y La Máquina del Sabor, hasta su vinculación en el año 2005, con los Hermanos Lebrón, agrupación con la cual grabó en el año 2008, represantando el tercer cantante caleño en grabar con esta institución salsera, luego de Enrique Chotorro Estupiñan- fallecido en Noviembre de 2007- y Kike Harvey. Destacamos también su trabajo con la orquesta Mandinga, dirigida por el pianista Andrés Gómez, para el sello Changüí de Rubén Gómez.

La orquesta Antifaz grabó en el año 2002 el cd A conciencia, con el cantante Orlando Hurtado, destacándose el número Homenaje a Mulenze Orquesta. Orlando Hurtado también ha grabado con la orquesta Sensación el disco El profesor (Changüí, 2006), el cual contiene clásicos de la salsa boricua como Vamos háblame ahora, canción original del cubano Adalberto Álvarez. La orquesta Calle, con el cantante Orlando Hurtado, grabó para el sello Changüí en el año 2001. La orquesta Brava de Cali, grabó otro homenaje a la orquesta Mulenze con el tema Mulenze mixer. La Orquesta Sabroso, empezó como un quinteto, dirigida por el tecladista Juan Carlos Castrillón grabó el cd La rumba diferente en 2003, el cual incluye la versión de Triste y vacía. La orquesta Zafra dirigida por el cantante Jairo Gañan y el pianista Henry Labiano registra versiones de números como Take off, Estamos en salsa y Guajira y son, entre otros. El trombonista Bruno Barrera constituyó un grupo diseñado para acompañar solistas que visitan la ciudad. La orquesta Mandinga grabó en el año 2005, con el cantante Virgilio Hurtado. Amarildo Ibarguen y su Son Guerrero, grabó en el año 2007 su disco Salsa valiente, el cual contiene valiosas piezas como Pa’ afincar un son guerrero, Buenaventura -invitados Yuri Buenaventura, Jimmy Saa y Willy García- y Cuurralo pa’ changó, entre otros. Toño Barrio y Latin Groove del barrio San Antonio, aparece en la escena caleña con un par de sencillos: maníqui y sintoniza, con los cuales se augura la realización de un buen disco muy pronto. Carlos Guerrero, cantante desde hace algunos años del Grupo Niche, publicó en el año 2008 el disco En la lucha, para el sello Palacio musical, con reconocidos músicos de la ciudad. De este disco, vale la pena destacar la interpretación de canciones inéditas como Brazos abiertos y Mi tumbao, así como el número de los hermanos Lebrón, Vente conmigo. El percusionista Juan Manuel Murillo, conocido en el ambiente musical caleño como Juanito, ha grabado un par de discos como líder de las agrupaciones La Tropa y la Agresiva. La orquesta Mundo Latino, fundada en 2008 es dirigida por el pianista y director William Viáfara, junto a José Viáfara, están próximos a entrar al estudio de grabación para realizar su primer disco. La orquesta Salzumba, liderada por la percusionista Laura Linares, fue declarada orquesta revelación en el año 2007. Su primer disco Salsa de barrio, cuenta con la participación del cantante boricua Wichi Camacho, así como con algunos músicos jóvenes de la ciudad. El cantante y conguero Jimmy Saa, reclama para si la práctica de la salsa que vincula ritmos y aires musicales del Pacífico colombiano. Saa ha publicado dos discos que han encontrado buena aceptación en los bailadores caleños. El pianista Julio Cortés junto al cantante Kike Harvey, publicaron el disco Salsa a tiempo, en el año 2007. Melchor Zapata, grabó en el año 2006 el disco Cali y sus monumentos. La novel agrupación Calibre, del barrio El Poblado I, viene dando sus primeros pasos presentándose en diferentes espacios de la ciudad. La orquesta Swing callejero, es otra agrupación que trabaja en el proceso de su primer disco. Con igual suerte corre la Orquesta Internacional Los Conquistadores de Cali, dirigida por el guatemalteco Carlos Enrique Guerra, prepara su segundo disco Tres Generaciones, con arreglos musicales de Alfredito Linares.

El enfoque antillano

Los Grupos Farallones y Los Del Caney -fundado en 1983-, han dedicado su trabajo a la música antillana. En el caso del primer grupo, cabe anotar que en su disco Mestizo (Sonolux, 1989) grabó la canción Guaracha en Montuno, con el tresista Humberto Tito Durán. Su más reciente grabación la realizó en 1999. El antecedente de estos grupos es el Trío Montecarlo, el cual en 1968 grabó la guaracha Oh caña sordi con músicos como Eduardo Ignacio y Rafael Cotes. Otras agrupaciones en esta línea son El Poder Antillano que dirige Carlos Alberto Romero, grupo el cual grabó en 1997 la guaracha de Ñico Saquito, La negra Leonor. El grupo Clan Antillano, ha versionado números como El negro Bembón y El guapo está muerto. Renacer antillano, fue otro grupo en esta línea, liderado por el vibrafonista y tresista Dorancé Lorza, radicado desde hace una década en Londres con su Sexteto Café. El sexteto Rumba Habana, fundado en 1999, cultiva la música cubana tradicional. Grabó en el año 2000 su primer cd. El cuarteto Son Varadero en el año 2007 grabó su primer cd, en el cual recrea un clásico repertorio cubano de guarachas y sones.

Las orquestas femeninas de salsa

El caso de las orquestas femeninas en la salsa colombiana, tuvo en la ciudad de Cali un auge sin precedentes. Bogotá, es la segunda ciudad con un movimiento salsero femenino relevante en el país. Dicho auge en Cali, surge de manera simultánea al dado en Cuba con algunas agrupaciones femeninas que enfilaron sus esfuerzos por la práctica musical, alentados por la histórica orquesta Anacaona. Después de Cuba, y en particular de la Habana, Cali aparece como la segunda ciudad en el mundo con un significativo número de bandas femeninas existentes dedicadas a la práctica de las músicas afrocaribeñas y de la salsa, puntualmente.

La cantante María del Carmen Alvarado es una de las pioneras del auge de los grupos femeninos de salsa en Colombia. Su trasegar se inicia en Cali con la orquesta Yemayá, en los inicios de la década de 1980. Luego en Bogotá integró las orquestas Siguaraya, hacia 1984-1985, continuó su experiencia artística con el grupo Cañabrava, junto a Bertha Quintero, pionera de la movida femenina en la capital, y las hermanas Yanneth y Conny Riveros. El Son de Euterpe, con la cantante Luz Dary Zuñiga, grabó el sencillo La guarachera (Codiscos, 1986). Esta cantante creó en 1988 su agrupación La Decisión, vigente hasta 1992, la cual alcanzó a grabar para el sello Astroson en 1990. Luz Dary Zuñiga, representa en la salsa de Cali una de las primeras líderes femeninas, que antecedió el boom de orquestas femeninas en la ciudad iniciado en los albores del decenio de los 90’s. La agrupación Gaviota dio paso a la orquesta Son de Azúcar, la cual en el año 1990, realizó su primera grabación. Otra agrupación surgida en ese año fue Masai, la cual al parecer tuvo una existencia efímera. Sandra Patricia Valladares, cantante y tecladista invidente, trabajó en 1987 con la agrupación Renacer Antillano y luego formó su propio sexteto en 1989. Como lo anotamos anteriormente, realizó grabaciones con el bajista Jorge Herrera en 1991. La orquesta Yerbabuena, fue fundada en Marzo de 1991. En ese mismo año apareció la orquesta D’ Caché. En Abril 1 de 1992 surgió la orquesta Canela, dirigida por Álvaro Cuervo. En Noviembre de ese año, Jorge Yilkes como director musical se encargó de encaminar a un grupo de jóvenes talentosas en una formación denominada Tumbadora, la cual realizó su grabación discográfica La reina sonora en 1993. Otras agrupaciones de menor nombradía y repercusión en la escena salsera femenina de Cali fueron: Boranda, Anacaona, Marabá, Chicas madera, Chiqui band y Ardillitas, entre otras. Vale indicar que de este grupo de bandas, tan sólo permanecen vigentes en la actualidad, dos o tres de éstas.

El fenómeno de solistas puertorriqueños en Cali.

El fenómeno de las presentaciones de los solistas de salsa provenientes de Puerto Rico en países como Venezuela, Perú, Panamá o Colombia; en ciudades como Nueva York y París, o en un continente como Europa, se caracteriza porque la mayoría de éstos requieren el acompañamiento de distintos piquetes de músicos reunidos eventualmente, en los denominados vente tu, los cuales son cada vez más comunes por una serie de factores que rápidamente podríamos resumir, en unos pocos. Uno muy puntual y determinante, reside en la economía de costos de movilización: es el caso en el cual un solista determinado viaja fuera de su país, a una presentación musical y no se traslada con su grupo de base, si es que éste existe, sino que lo hace -en el mejor de los casos con su director musical-, con las partituras de los números que interpretará en su actuación. Esta circunstancia, en muchos casos resiente la calidad de la presentación artística del solista, debido al bajo nivel de los músicos acompañantes de turno. La popularidad de la salsa, en estas geografías mencionadas, podría hacer pensar que todos los músicos dedicados al oficio –profesionales, semiprofesionales y dilettantes-, conocen bien los diversos repertorios, lo cual por supuesto no es suficiente, ante esto se antepone la calidad interpretativa como algo determinante. Aunque las distancias en estas cada vez se acortan más, la cuestión de los estilos es algo que aun influye de manera decisiva. Imagínese el siguiente escenario hipotético: escuchar a la Sonora Ponceña, en Cali, con músicos locales, resultaría tan extraño como observar al Grupo Niche, integrado por un grupo de músicos de Nueva York. ¿Estaríamos entonces ante una problemática de calidad o ante un aspecto concerniente al estilo interpretativo? El hecho es que desde finales de los años 70’s, muchos cantantes solistas se presentaron en Venezuela acompañados por diversas orquestas profesionales constituidas como La Crítica y Los Satélites, entre otras. En Puerto Rico, aconteció algo similar para la época, cuando muchas de las Estrellas Fania visitaron la isla fueron acompañadas por las orquestas Puerto Rican Power, Mulenze y Pedro Conga, entre otras.

Recuérdese que en 1984 un piquete de músicos caleños, entre ellos Alfredo Longa, acompañaron a Héctor Lavoe, en sus diferentes presentaciones durante el tiempo de estadía de el cantante, en la ciudad. Este fenómeno no se vivió, de manera generalizada, hasta mediados de los años 90’s. La visita de decenas de bandas internacionales que visitaron Cali, durante los años 80’s, realizaron sus actuaciones con sus nóminas integrales desde sus lugares de origen. El cantante Carlos Cano Estremera, uno de los primeros en visitar la ciudad en calidad de solista en Septiembre de 1996, fue acompañado para esa ocasión por la orquesta Proyecto Omega. Desde entonces, en este pasado inmediato, en la extensa lista pueden consignarse los nombres de los siguientes solistas:

Mariano Cívico, Roberto Lugo, Ray D’ La Paz, Herman Olivera, Ismael Miranda, Raúl Marrero, Adalberto Santiago, José Bello, Tito Nieves, Marvín Santiago, Pedro Brull, José Bello, Rafú Warner, Papo Sánchez, Tito Cruz, Ángel Bonne, Axel Martínez, Andie Montañez, Ray Sepúlveda Jhonny Rivera, Lalo Rodríguez, Tony Vega, Alex D’ Castro, Chamaco Rivera, Guillo Rivera, Frankie Figueroa, Pupy Cantor, Pupy Santiago, Luiguie Texidor, Roberto Blades, Carlos Santos, Cheo Feliciano, Kim De Los Santos, Héctor Tricoche, Ray Reyes, Henry Fiol, Yolandita Rivera, Junior González, Willie González, Juan Manuel Lebrón, Nino Segarra, Nacho Sanabria, Cheo Andujar, Amilkar Boscan, Hildemaro, Azuquita, Billy Carrión. Domingo Quiñones (vino con Charlie Sepúlveda, como director musical), Rafy Andino, Wichi Camacho, Osvaldo Román, Santiago Cerón, Edgar Joel, Cuco Valoy, Ray Ruiz, Luisito Rosario, Del Dongo con Jean Paul Tamayo, Moncho Rivera, Papo Cocote, Papo Félix, Joe Quijano, Tito Allen, Choco Orta, Primi cruz, Rubén Sierra, Viti Ruíz y Manixx Martínez, entre otros. Algunos líderes de orquesta que han visitado la ciudad y han debido completar su agrupación con músicos locales son Naty, Hermanos Lebrón, Wayne Gorbea, Bobby Valentín, Nicolás Vivas, Pedro Conga y Edwin Morales, entre otros.

Músicos extranjeros en Cali

Resulta bastante difícil poder consignar los nombres y trayectorias de todos los músicos foráneos que han trabajado en Colombia, por ello sin intenciones de agotar la extensa lista mencionaremos sólo algunos. El pianista Alfredito Linares (Lima, Perú 1947), ha ejercido su labor como músico en nuestra ciudad, en calidad como director de orquesta y acompañante; ha realizado diferentes grabaciones discográficas y ha desempeñado también labores pedagógicas. Israel Tanenbaum, pianista puertorriqueño, conocido por su participación con la extraordinaria formación boricua Batacumbele, con la cual visitó Cartagena en los años 80’s, decidió quedarse en nuestro país. Luego se vinculó a la orquesta Guayacán de Alexis Lozano. Actualmente Tanenbaum, se encuentra residenciado en Bogotá, donde ha organizado su agrupación Latinbaum. El pianista venezolano Félix Shakaito Suárez, reconocido por su trabajo con las orquestas Renovación y La Banda en su país, se radicó en Cali a finales de los años 80’s. Desde entonces ha logrado trabajar con su orquesta Bronco. El cantante panameño Roberto Blades, vivió algún tiempo en Cali, integró la Súper Orquesta Café. El cantante nuyorican Henry Fiol grabó en Medellín en 1984 con algunos músicos colombianos, igual experiencia vivió el panameño Camilo Azuquita en 1993. En 1998, El Grupo Niche contaba entre sus filas con 6 músicos foráneos: Wichi Camacho (cantante boricua), Daniel Silva (bajista venezolano), Jorge Orta (venezolano), Daniel López (cubano), Douglas Guevara (timbalero venezolano, desde 1993 con Grupo Niche) y Gonzalo Palacios (venezolano con 7 años en el grupo). En Cali, la orquesta Yemayá dirigida por el percusionista cubano Mario Ortega Mayito, grabó su versión de la canción, Un amigo, la cual impuso en Cuba Paulito F.G. Esta orquesta cambió de nombre y se transformó en Mayombe, con la dirección del propio Mayito Ortega -grabó en Cuba con Bobby Cárcases y actualmente está residenciado junto a su hijo en la ciudad-, en Enero de 2003 grabó el sencillo, En este juego no voy con el cantante caleño Diego Javier Giraldo y la participación del pianista cubano Manolito Simonet. Lise waxer (canadiense), Amy Schrift (trompetista Estadounidense), Sammy Lozano y Mayra Alejandra Echeverry (percusionistas venezolanas), Bony Jonhs (flautista canadiense de la Cali Charanga) son algunas de las artistas femeninas que han vivido en Cali durante algún tiempo integrando a su vez bandas musicales. Los cubanos Antonio Oxamendi, Andrés Hernández y Rodolfo Argudín Peruchin III (pianistas); Alfredito De La Fé (violinista), Daniel Alfonso (trombonista) Luis Eric González (trompeta). Los venezolanos César Albondiga Monje (trombonista radicado en Cali desde 1986), Alexis Palacios (trombonista) Luis Felipe González (cantante, director y bajista); los puertorriqueños Nicolás Méndez (pianista) Tito Gómez (cantante), Oswaldo Román, Pedro Arroyo, Wichi Camacho (cantantes). Cali alemán (cantante nicaragüense), Frank Lebrón (conguero de Nueva York) Tomás disanto (portugués), Mario Iarúsi (baterista, argentino), Andrés Duque (guitarrista chileno).

El pasado mes de diciembre la ciudad de Cali festejó la edición número 51 de su feria. Para sorpresa de muchos, se recuperó el evento Festival de orquestas, el cual puso de nuevo a más de una decena de bandas locales de nuevo en tarima, luego de algún tiempo de inactividad. El evento, en tal sentido, convocó las bandas operativas que funcionan durante todo el año, tales como Grupo Niche, Guayacán, Son de Cali y Jimmi Saa, entre otras; así como las que sólo funcionan en Diciembre, para efectos de la feria, y a este respecto la lista es extensa: La Orquesta La Ley de Hermes Manyoma, Álvaro del Castillo y su orquesta, la Original Identidad, Kike Harvey y su grupo Concepción, Máximo Torres, Cali Charanga, Wilson Saoco, Orquesta Internacional Los Niches, Richie Valdés, Elvis Magno, Francia Elena y D’ Caché, La Octava Dimensión, La Tropa y Canela, entre otras. Según el archivo de Corfecali, históricamente casi medio centenar de bandas de salsa, se han constituido en la ciudad en las últimas décadas, pero sólo muy pocas logran trabajar de manera regular durante el año.

Salsa en la Capital

El percusionista Willie Salcedo, hijo del músico Pedro Salcedo, nació en Corozal. Este músico grabó en 1972 el Lp Salserísimo. Fue director artístico del sello Discos Daro. Por su orquesta pasó el cantante Héctor Viveros, su hermano el percusionista Wilson Viveros, trabajó durante la década de los 80’s en Bogotá, participó como músico y comediante en el inolvidable programa de televisión El Show de Jimmy, dirigido por el fallecido músico Jimmy Salcedo, hermano de Willie. Este percusionista también grabó el Lp El jíbaro con el cantante César Mora y los músicos Danny Rosales y Gabriel Rondón (nacido en Medellín).

El grupo Los Ocho de Colombia, también se adentró en el ejercicio de la salsa con números como Bailador, Yo soy el amolador, Pensando en ti y Eso se hincha, con los cantantes Henry Mejía y Vicente Viña, en 1972. Mi guajira si y Ritmo de ocho, datan del año 1975. Esta orquesta se presentó durante mucho tiempo en el hotel Tequendama de la capital. En 1973, La orquesta Los Ocho de Colombia, grabó el número Mi guajira con el cantante Vicente Henry. En 1979 el trombonista Colombiano Gustavo García apodado Pantera, publicó su disco Pantera, para el sello Cokada, uno de los mejores discos de salsa grabados en la historia en Colombia. El Son de Trini, fue una agrupación que grabó en Bogotá, una versión del clásico Azúcar mami, en 1980. Este grupo contaba con Valdomero Urieles (voz), Jorge Toro (piano), los arreglos del Marcos Yilkes, panameño radicado en la capital, así como la presencia del pianista y arreglista de ascendencia cubana Antonio Oxamendi. En 1981 los hermanos Jorge y Saddy Ramírez, nacidos en Santander, formaron en Bogotá el Grupo Clase. El grupo grabó el Lp Mambo manía con el cantante boricua Héctor Tricoche. El grupo Mamboré, grabó en 1987 el Lp Las canciones de Ramón antigua, el cual alude a algunas de las canciones más escuchadas en el bar de ese nombre en Bogotá, con músicos como Antonio Arnedo, Eduardo Maya y Javier Vásquez -vocalista del Grupo Niche, durante varios años-. Esta grabación incluye las versiones de los clásicos Lamento de Concepción y Sola vaya, entre otros.

La Orquesta Azúcar, dirigida por Hermes Niño, con el cantante Luis Hurtado grabó entre otras canciones el número Malongo con arreglos de César Mora. Germán Carreño y su orquesta, con el cantante Fernando González, grabó Mujer samaria. Washington Cabezas y sus Latinos, de Buenaventura, trabajó en la capital y publicó el registro Se fueron los bravos, el cual incluye el número El negro y el indio. Dicho disco cuenta con los arreglos de Francisco Pacho Fortích y músicos como Fabio Espinoza y Tarry Garcés. El conjunto Camagüey dirigido por Adolfo Barros, tuvo como cantante al actor caleño César Mora en los años 80’s. Mora dejó grabada con su voz la canción Canela, pero al irse para Estados Unidos, la orquesta decidió borrar la voz de Mora y reemplazarla. César Mora inició su trabajo en la salsa en 1982 con la orquesta Son de Pueblo, la cual tuvo como director musical a Francisco Sumaqué Gómez. La orquesta Makoré en Bogotá grabo en ese año, encontrando cierta difusión a su canción No quiero Perderte. En 1992, realizaba actividades en la capital la orquesta Aché, de la cual no se registra grabación alguna. El timbalero pastuso Germán Villareal, tocó con Lucho Bermúdez, es el director de la orquesta Mambo Big Band, publicó el cd Con permiso de mis mayores, (J.G.2005) El disco contiene versiones como Cuando te vea, Changó ta’ vení y Tibiri tabara, entre otros, con los cantantes Igor Moreno y el veterano Mauricio Daltaire.

La Real Charanga dirigida por Daniel Díaz, grabó su segundo cd Charanga Capital el repertorio contenido en este disco, abarca desde el número El inspector dudú, de Henry Mancini -la respuesta al éxito Pantera mambo de La 33-, Hoy y Navidad negra de José Barros. La orquesta La Conmoción, fundada en 2002, está constituida por un grupo de músicos graduados de la Universidad Javeriana. En el año 2003 la orquesta debutó, pero fue sólo hasta el año 2006 cuando grabó su disco La cara del gato, para el sello Casa Buena vista, lanzado en Cali en Julio de 2006. El director del grupo es Fabio García, quien inicialmente decidió trabajar con 3 trombones y ritmo completo, posteriormente en el año 2005 introdujo el saxofón.

La orquesta La 33, del barrio Teusaquillo, fundada en 2001 hizo sus primeras presentaciones en el bar Quiebracanto, lugar en el cual comenzó a labrar un prestigio que adquiriría mayor nombradía con su primera grabación. Su primer disco La 33, fue grabado de manera independiente en Diciembre de 2004. En Junio 4 de 2005, la orquesta visitó la ciudad de Cali, y encontró una gran aceptación por parte de muchos melómanos. Hoy luego de varios años y con un par de discos en el mercado, La 33 es la orquesta más mediática de un nuevo movimiento de orquestas que emerge en la capital del país. Convertida en referente, por sus varias decenas de miles de discos vendidos, la agrupación continúa realizando giras por Latinoamérica y Europa.

La orquesta Calambuco, fundada en el año 2005, es dirigida por el pianista Andrés Succar. El lanzamiento de su primer cd Salsa brava, se realizó en Diciembre de 2006. De ese disco se destaca Guajira de un abandonado. Kimbawe, es otra de esas agrupaciones que retoma un clásico repertorio salsero, con canciones como Palo pa’ rumba. Esta agrupación se presentó en Cali en Julio 29 de 2007, en el marco de la audición desarrollada por la asociación Unimel, en el parque Loma De La Cruz.

La orquesta Azafrán existe en Bogotá desde el año 2006. La orquesta Lo Nuestro, grabó en 2007 su versión de los clásicos Guajeo en dominante y Cuca la loca. La orquesta Jam Block, dirigida por Miguel Herrera, ha grabado dos discos en su corta existencia artística. El más reciente Salsa al óleo de 2008, recrea un variado repertorio salsero. La Más Orquesta, fue fundada en Diciembre de 2007. Los hermanos Kike y Jorge Purizaga, publicaron el disco Pa’ los rumberos, el cual incluye números interesantes como Homenaje, cholo soy y Alé y negra, entre otros. Cuenta con el concurso de músicos de la escena salsera Caleña y bogotana.

En la capital funcionan otras agrupaciones como Salsamonte (trabaja con tres trombones). La orquesta Yoruba fundada en 1999, publicó su ópera prima, En la lucha (Casa Buena Vista, 2009) dirigida por el pianista y arreglista Wilder Alarcón. Palo pa’ Rumba (quizá una de las pocas bandas en Colombia que trabajan con 4 trombones, con la participación del veterano Germán Díaz), Enclave 80, Yambaó Orquesta Yerbabuena Musical y Sus Trombones, Guarango, Conjunto Típico Sabor a Caney y Yurdiaki, las cuales han desarrollado un trabajo importante en la escena de la ciudad. Ésta última agrupación fundada en 2004 por el pianista Nicolás Cristancho, músico de larga trayectoria en Cali, el cual había creado la orquesta Yoruba Son, con la cual grabó el número La bruja, versión del clásico de N.G. La Banda, con músicos como Wilson Viveros.

Azul trabuco, fundada en 2005, publicó en el año 2008 su disco Calle caliente. La agrupación Gracia Negra, ha lanzado en el año 2008 su primer cd Calle lírica, la banda está liderada por Rey Rodríguez y se destaca en su contenido el número Willie y Rubén, dedicado a ese par de colosos de la salsa en Nueva York. El Sexteto Latino Moderno, dirigido por el percusionista Rubén Toledo, ha logrado forjar un excelente presente musical. En corto tiempo ha acompañado a músicos de alto nivel como Jimmie Bosch y Alfredo Naranjo. La orquesta La Banda Salsa, grabó su disco Pal’ Barrio en el año 2007, el cual combina un repertorio inédito valioso, con números como Herencia y el Comanche. El grupo Sereno, realizó su versión del clásico Prende el fogón. La orquesta Kongas, es orientada por el percusionista Orlando Rodríguez. Su segundo disco Palante es pa’ lla, combina piezas de jazz latino como Tintindeo con números conocidos como Homenaje de Caco Senante. Ha sido tal el furor de la salsa en Bogotá en los últimos años que recientemente se ha editado un disco denominado Salsa D.C. (MTM, 2008) el cual contiene una muestra sonora de 12 bandas salseras de Colombia: diez de Bogotá, una de Cali y una de Medellín. De igual modo el Festival Salsa al Parque, el cual nació en 1997, poco apoco se consolida como el festival salsero más importante del país, a su vez es el escenario idóneo que sirve como plataforma para el encuentro de diferentes agrupaciones de la capital y el país. El locutor radial deportivo Paché Andrade, radicado en Bogotá hace varias décadas recientemente ha grabado tres números promocionales, en los cuales se combina el sabor del son con un poco del sabor de la salsa capitalina. La Colombia All Stars, dirigida por el bajista de Buenaventura Carlos Carvajal, grabó en Nueva york el Lp Live in Central Park (LAR, 1982), este registro incluyó canciones como Así se baila y Amor mezquino, entre otras.

Un buen número de estas agrupaciones intenta combinar el repertorio clásico de la salsa dura de los años 70’s, con piezas de jazz latino. Muchas de estas bandas atraviesan el proceso de construcción de un discurso musical coherente que responde a un modo estético de concebir este tipo de música popular urbana.

Salsa en Medellín

En 1956 fue fundado el Sexteto Miramar dirigido por Hernán Builes, tuvo como cantante a la caleña Mabel Certuche Candelo, de ella se recuerda su interpretación del son Vayan a ver y las denominadas interpretaciones como salsa: Tumba la caña, Cita en el platanal y La yagua, incluidos en el Lp Con la Pantera rosa (Victoria, 1973). Otros músicos como el fallecido Rodolfo Aicardi (cantante), Héctor Saoco (vibráfono), Carlos Olave (percusionista caleño) integraron el grupo. Esta agrupación trabajaba con vibráfono y guitarra eléctrica. En la década del 60’ el sexteto se inclinó por el repertorio de Joe Cuba. En su repertorio se destacan las interpretaciones Sabor, aprieta, Abakuá Miramar, Mambo flamenco y El son, entre otras.

En los años 60’s en esta ciudad, se encontraba la agrupación Los Ángeles, la cual versionó el clásico boogaloo Micaela. El bongosero Humberto Paboni, otro de los tantos músicos que pasó por los Corraleros de Majagual, grabó como líder con su orquesta Pluma y sus 8/8, su Lp La dimensión de la salsa (Victoria, 1973), incluye versiones de los clásicos El títere y Cuando te vea, entre otros. Javier Yepes y su Combo, grabó en 1974 su primer Lp el cual contó con el cantante y bajista Carlos Arturo González, registrando versiones de números como Con mi negrita de mano y Echa pa’ lante, entre otros. Un año después grabó el Lp El ritmo y la salsa feroz, en el cual se destaca la canción Salsa feroz. Carlos A. González, ha sido conocido en el país más como bolerista que como salsero. En 1970 grabó un disco de 45 rpm con el Sexteto Miramar, reemplazando a Rodolfo Aicardi. Luego Carlos Arturo participó en la grabación Con la Pantera rosa, antes señalada en la cual interpretó la versión del clásico número Señor sereno.

En Medellín, el auge de la salsa parece iniciarse con la banda Fruko y sus Tesos, a comienzos de los años 70’s, liderada por el multinstrumentista Julio Ernesto Estrada (Medellín-1951) el cual se desempeñó como timbalero de Los Corraleros de Majagual. Su primer Lp Tesura, de 1971 incluyó la canción La esencia del guaguancó. El segundo Lp La fruta bomba (Fuentes, 1972) incluye A la memoria del muerto, así como la versión del número instrumental Tihuanaco, de Alfredito Linares. La orquesta de este músico contó con cantantes como Wilson Saoco y Joe Arroyo, con los cuales hizo época en la salsa colombiana. En 1976, Fruko se presentó en el Madyson Square Garden alternando con varias agrupaciones de la gran manzana. En Colombia, Fruko logró contar en grabaciones con el desaparecido conguero cubano Tataguines, puntualmente en la pieza descarga espectacular. Otras canciones recordadas son Sun sun ba ba eh, Improvisando y Que te pasó. En 1973 el grupo grabó el Lp El violento, el cual incluyó los números Pa’ teso yo y salsa na’ ma, entre otros, con el cantante Joe Arroyo. Un año después apareció el disco El caminante, el cual incluye la versión del número cubano Soy guajiro del monte. Agrupaciones como la de Fruko, Los Latin Brothers y Afrosound, muchas veces empleaban a los mismos músicos. Hernán Gutiérrez, pianista colombiano integrante del grupo que viajó con Fruko a Estados Unidos, se quedó en ese país y formó con el tiempo su propia agrupación. Al igual que Gutiérrez, el trombonista Gustavo pantera García, trabajó en Nueva York durante su estadía con las bandas de Andy Harlow, Markolino, Jr. González y Ralphy Santi, entre otros. Pantera García, grabó un buen disco llamado Pantera, en 1979, el cual incluye las canciones Homenaje sincero y Al golpe de un tambor.

La orquesta Los Mandarines grabó el Lp Con salsa y con raspa, en 1977, de ese disco se destaca el son montuno La gente gozona. La Sonora Dinamita, fue creada por Toño Fuentes para emular la Sonora Matancera. Grabó la guajira Los golpes que da la vida con el cantante cartagenero Lucho Argaín, y músicos como Lalo Orozco (piano), Clodomiro López (batería) y Pedro Laza (bajo), entre otros. En 1975 el trompetista cubano Alberto Al Díaz, llegó a Medellín y se radicó en esa ciudad, luego en los años 60’s trabajó en el hotel Nutibara y grabó con la orquesta Sonolux. En 1975 grabó un Lp que incluye el son montuno Alegre campesino con la cantante Lucy Peñaloza. Beto Díaz, grabó para el sello Phillips, el Lp La salsa de Beto. El Combo 5+2, grabó el disco Nos invita a bailar la salsa (Melody, 1978), el cual incluye números como Tumbando coco, La cundunguita y La virgen de la macarena, entre otras.

El percusionista paisa Diego Galé (Medellín 22-12-1968) creó su primera banda en 1989. Su padre el cantante Jaime Galé, integró bandas como Los Corraleros de Majagual y Fruko y sus Tesos. En 1999 el grupo Galé grabó con la participación del cantante caleño Carlos Guerrero -ex-vocalista de Grupo Niche- y los cantantes invitados Ismael Miranda y Andie Montañez. En el año 2000 publicó el cd Con el mismo swing. Diego Galé desde entonces ha logrado conformar distintas agrupaciones como The New York Sextet (Recordando los sextetos, Codiscos, 2005). El grupo Quinto Mayor, grabó el cd Aires de navidad en 2005, contó con la participación del pianista Pablo Grajales en el año 2004. La Orquesta Son Charanga, grabó el cd Descarga y tumbao en 2003. Bohemio’s Son, fue una banda dirigida por el pianista Harold Gutiérrez, radicado actualmente en Nueva York, la cual dejó algunas grabaciones no profesionales de los números Dijeron que no había montuno (grabada por la orquesta La Conmoción de Bogotá) y Colombia y el montuno. La orquesta Pachanga, grabó para el sello Orquídea a mediados de los años 90’s, con el pianista cubano Andrés Hernández. De su registro se destacan las canciones Son de los barrios, el bembé y Virgen de la macarena. Alfredo De La Fe grabó en 1993 con su orquesta, la canción Historia de dos salseros, en homenaje a Richie Ray y Bobbie Cruz, con el cantante Igor Moreno -destacado por su trabajo con Fráncisco Sumaqué- y la pianista clásica antioqueña Teresita Gómez.

El talentoso pianista paisa Juan Diego Valencia, ha dirigido agrupaciones reconocidas en el país por su calidad y buen desarrollo musical, tales como Timbalaye, la cual dejó una grabación no profesional como el número La cura, con el cantante también paisa Mauricio Schneider, el cual ha grabado con Diego Galé y desde el año 2002 trabaja con el Grupo Niche. Valencia, dirige también la agrupación de jazz Puerto Candelaria. Desde hace algunos años comparte su trabajo jazzístico con la timba y la salsa, presente en su Banda La República, la cual recientemente presentó su primera producción discográfica, que incluye la versión del número Somos Pacífico, grabado originalmente por el grupo Chobquitown. El son montuno y el guaguancó con sabor callejero y carácter underground, tiene en la orquesta Mulataje, un actual representante, que combina un repertorio clásico montunero y canciones inéditas como A mi país y Montuno duro, incluidas en el disco Música urbana para latinos (Créalo records,2003). En el año 2003 esta orquesta publicó su primer cd con arreglos de Pablo Grajales y Héctor González, el disco incluye números como Gladiadores de la calle, Mami y Qué tormento, entre otras. La Sonora Carruseles con el cantante panameño Gabino Pampini, grabó la versión del clásico Lo atara la arache. Benedict & The Magic Band, ha grabado tres discos, en el más reciente de ellos (Swing sabor 3, Colmúsica, 2006) incluyen algunos números del conocido intérprete dominicano Frankie Dante, con canciones como Ciencia política, Paz, La coquetona y Te seguiré, entre otras. El trombonista Alberto Barros, proveniente de una familia con antecedentes artísticos, recientemente ha publicado un disco de salsa el cual cuenta con varios cantantes nacionales. La Orquesta Caneo también ha realizado grabaciones. El veterano trombonista Alberto Barros, recientemente grabó el disco Tributo a la salsa en Colombia (Talent beach, 2007), en el cual se brinda un reconocimiento a algunos cantantes que han realizado una contribución a la práctica de la salsa en este país.

Otras ciudades…

Orquesta Esencia Latina de Armenia, fundada en 1998, se caracterizó por recuperar un repertorio salsero de bandas muy poco conocidas de la salsa. Algunas canciones que hacen parte de ese repertorio son: Chaperonas abajo (Miami Brass), Olvida tus pesares (Rubby Haddock), Guajira del monte (PuertoRican Power) y Déjala que vuelva, (Willie López y La Nueva Combinación) entre otros. Se presentó en Cali en el año 2005 por segunda vez.

En Pasto, en el año 1975 la orquesta Los Diferentes realizó grabaciones, entre las cuales incluyó el clásico número Café y pan. La orquesta Guayaba ha grabado su versión del clásico número Agúzate. En esa ciudad, el trombonista Óscar Rodríguez con su orquesta Yambeque grabó su disco en el año 2000. También trabajan orquestas como Wilson y sus estrellas, Nariño All Stars con Eddy Martínez. Danielito Band y la Esquina Élite grabó el cd Fin de milenio, el cual incluye el son montuno, entre el chulo y la mocha, con Daniel Olarte Mutis voz y composición. El grupo La Morada del sur, está integrada por los hermanos Jairo, Ricardo y Danny Rosales, grabó con el vocalista Vicente Melo en los años 90’s. El grupo Trigo negro grabó su versión del clásico número Caballo viejo, con la participación del pianista Edy Martínez.

En Bucaramanga, la destacada orquesta Los Brillantes, versionó el son montuno Monina y Ramón. Rumbatá Orquesta, es otra agrupación de salsa de esa ciudad, está integrada por jóvenes estudiantes de las universidades UIS y Autónoma de esa ciudad. Edwin Rey Velasco es su director musical.

En 1975 La Red de organizaciones de base del Norte del Cauca, grabó un disco que contenía la interpretación de una Guajira-son llamada Sinesio Mina, dedicada a un valeroso personaje que lucho por la igualdad social en el norte del Cauca en Colombia. En Buenaventura Jimmy Puche junto a Gertrudis Bonilla grabó la clásica pieza cubana En casa de Pedro el cojo. Guayaba y su Combo, grabó la canción Jesucristo, del baladista brasilero Roberto Carlos. La orquesta Onda Panamericana, grabó los números Guaguancó de los violentos, la vida cara y Llora como lloré. La orquesta Los Astros, grabó una versión de Salchicha con huevo. El Gran Apolo, artista del cual se sabe muy poco, grabó los números Historia negra y Sun sun ba ba eh. El grupo Los Pambelé, grabó el número Cannabis. La Sonora Buenaventura grabó la canción Son guajiro. La orquesta La Integración grabó El adiós, canción popularizada por la orquesta La Zodiac de Puerto Rico. Hernán Niño dirigió la agrupación Colombian Boys, la cual grabó la canción La envidia. La agrupación Compay Quinto, grabó oye mi guaguancó. La orquesta Los Magníficos, grabó su versión del clásico número La cama vacía. La orquesta Yankó de Pereira fundada en 1991, con Leonardo Aguirre trombonista y director, publicó en 1992 su disco debut que incluyó la canción Y me llamaron salsa. En Cartago, Valle se consolidó en Marzo de 1987 la orquesta La Sabrosura, la cual llegó a grabar alguna realización discográfica. En Quibdó, capital del departamento del Choco, trabaja hace más de 20 años Alexis Murillo con su agrupación Los Nemus del Pacífico, en su discurso musical combina la parte popular con el acento folklórico del litoral del Pacífico. Otras agrupaciones de las cuales se conoce muy poco son Billy y su Combo, con su interpretación del número Muy soda. Los Hijos de los Sánchez, es otra de esas agrupaciones ignotas a la gran mayoría de melómanos, Mi son ideal es una de las interpretaciones que referencian su musicalidad. Los Reales de Colombia, grabaron La realeza del Guaguancó. El Negrito del Sabor, en su trabajo como solista ofrece su versión del clásico Quítate la máscara.

Preguntas tales como ¿A que se debe el creciente interés en muchos músicos jóvenes, por conformar bandas salseras en Colombia? ¿Por qué en el pasado no hubo tal interés? Junto a las diversas condiciones de producción: independientes o vinculadas a sellos discográficos convencionales, así como las emergentes formas de producción. Los espacios de la práctica profesional salsera: bares, discotecas, tabernas, teatros. De igual manera, la producción discográfica realizada por los músicos colombianos fuera de su país, por su interés y extensión merece un artículo especial. Así como la práctica salsera en circuitos alternativos: festivales y universidades, son aspectos a tener en cuenta, los cuales por su complejidad y extensión desbordan los límites del presente escrito.

Bibliografía

Discos Fuentes, Música tropical y salsa en Colombia, Ediciones Fuentes 1992

Valverde, Umberto y Quintero Rafael. Abran paso, Centro editorial de la Universidad Del Valle, Cali 1995.

Waxer, Lise. The City of musical musical memory, Wesleyan University Press, Middletown 2002

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...